La compensación y beneficios, la clave para la retención de talento en tu compañía

Es sabido que existe un entorno competitivo entre las empresas para atraer a los mejores talentos, esto ha hecho que las organizaciones desarrollen unas verdaderas estrategias de marketing de recursos humanos.

Las organizaciones combinan todos sus esfuerzos con el fin de fortalecer el compromiso de los colaboradores, así evitar y reducir al máximo la huida de los colaboradores en las organizaciones, ya que este problema representa un alto valor añadido a toda organización.

 

Para analizar cuales son las necesidades de nuestros colaboradores y el grado de compromiso que tienen con la organización es necesario recurrir a la pirámide de Maslow de Jerarquía de las necesidades humanas esta pirámide se divide en 5 peldaños cada uno ordenado según las necesidades de motivación humana. En la base se encuentran las necesidades fisiológicas (alimentación, salud, descanso etc.) estás son las necesidades básicas que todo ser humano tiene.

 

En segundo lugar nos encontramos con la necesidades de seguridad (Sentirse seguro y protegido, vivienda, empleo, etc.) Luego tenemos el tercer nivel de necesidades sociales (Desarrollo afectivo, aceptación, asociación etc.) En el cuarto lugar están las necesidades de autoestima (Reconocimiento, confianza, éxito y respeto). Y en el último tenemos la necesidad de autorrealización (Desarrollo de potencial).

 

No se podrá pasar al siguiente peldaño si las necesidades básicas no están cubiertas y así sucesivamente con cada peldaño hasta llegar al último de autorrealización.

 

Entendiendo esto se podrá identificar cuáles son los aspectos que van a desarrollar este sentimiento de compromiso y descubrir en que nivel más básico se encuentran las necesidades fisiológicas y las de seguridad. En este primer nivel, las políticas de compensación y beneficios se plantean como una herramienta idónea para elevar el nivel de satisfacción del colaborador y aumentar su sentimiento de pertenencia en la organización.

 

El gran desafío para los responsables de Recursos Humanos es conseguir dar respuesta a estas necesidades básicas, a través de las citadas políticas. La compensación, por un lado, para asegurar un nivel económico adecuado y cubrir las necesidades de seguridad y los beneficios, por otro, para garantizarles seguridad moral, familiar, sanitaria, etc. 

 

A continuación mostraremos 5 medidas que deberías implementar en tu organización, con el fin de asegurar una estrategia de compensación y beneficios eficiente.

 

1. Cuidar la compensación emocional: 


En al actualidad los presupuestos se han reducido y las revisiones salariales están regidas por nuevos mecanismos. Es por esto que lo que llamamos “El salario emocional”, que cobra cada vez más sentido en las organizaciones ya que tiene un gran impacto en los colaboradores. Este fenómeno va mas allá del sueldo, se podría definir como el sentimiento de reconocimiento que se otorga al colaborador y que le permite satisfacer las necesidades de seguridad, afiliación, reconocimiento e incluso de auto-realización. Parece entonces imprescindible establecer una compensación emocional en la organización, por lo menos, para los elementos prioritarios en la retención. Esto se puede ver reforzado al vincular las campañas de revisión salarial a políticas de promoción interna y movilidad, y a afiliación de beneficios (Cajas de compensación).

 

2. Premiar el rendimiento: 


Para reforzar el compromiso del colaborador es necesario vincular el alto nivel de rendimiento que posee a un beneficio o compensación. Ligar la retribución a criterios de rendimiento puede ser una buena estrategia, que además contribuye a que el colaborador desarrolle sus aptitudes y aumente su valor en la organización. Además de vincular la compensación al rendimiento, los premios otorgados de manera excepcional por logros incrementan significativamente el sentimiento de compromiso del trabajador. Estos se pueden establecer mediante una compensación directa, un beneficio adicional o incluso mediante regalos. 

 

3. Asegurar las necesidades básicas: 


Las organizaciones tienen que representar instituciones en las cuales los colaboradores se sientan protegidos y con sus necesidades básicas cubiertas. Las coberturas médicas para ellos y los miembros de su familia o los seguros de vida, son algunos ejemplos de aspectos indispensables a la hora de configurar las políticas de compensación y beneficios. Este es uno de los puntos más importantes a considerar ya que sin este las organizaciones se arriesgan a que el sentimiento de compromiso de sus colaboradores se debilite.

 

4. Facilitar el día a día del empleado: 


Implementar una política de compensación y beneficios orientada a ofrecer facilidades a los colaboradores en su labor diaria, esto tiene un gran impacto sobre la valoración que los colaboradores hagan de ti. Alguno de estos beneficios pueden ser acuerdos con otras empresas (telefonía, transporte, gran consumo, etc.), o con instituciones (educación, salud, ocio, inmobiliarias) les permitirá obtener una serie de ventajas que mejoran su actividad diaria.

 

5. Preparar el futuro: 


La organización puede proponer beneficios que permitan al colaborador constituirse un patrimonio orientado a preparar su futuro. Los planes de pensiones, de ahorro y de jubilación suelen ser las herramientas más utilizadas a este efecto. Además, la organización puede involucrar al colaborador en la sostenibilidad a largo plazo de la actividad y proponerle invertir en el patrimonio de la empresa. A nivel de compromiso, la organización consigue un vínculo en el tiempo muy fuerte con el colaborador. 

 

Por tanto, uno de los mayores desafíos de Recursos Humanos de las organizaciones hoy en día es la retención de sus colaboradores, que más contribuyan a la consecución de sus objetivos de negocio. Esta retención se puede mejorar si la organización consigue desarrollar un sentimiento fuerte de compromiso del colaborador; que puede ser logrado de manera rápida satisfaciendo sus necesidades básicas (seguridad).

 

Las políticas de compensación y beneficios aparecen entonces como un arma eficiente, ya que cumplen con las 5 condiciones de éxito: cuidar el salario emocional, premiar el rendimiento, asegurar las necesidades básicas, mejorar el día-día del empleado y preparar su futuro; puede ser la mejor manera de asegurar su compromiso.

 

* Pirámide de Maslow: Jerarquía de necesidades, Abraham Maslow.

 

Nueva llamada a la acción

Compartir

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.


Vida Cámara

Estás más cerca de darle un beneficio a tus colaboradores.

Solicita información y te contactaremos a la brevedad.