IGNACIO FERNÁNDEZ

Juntos ante las dificultades

Escribo en octubre de 2019, días de estallido social en Chile, donde las emociones de las personas han transitado desde la alegría de encontrarse con miles de compatriotas en marchas pacíficas por mayor equidad y la esperanza de un futuro de mayor bienestar, compartido hasta el miedo por la destrucción, incendios al Metro y otros lugares, saqueos en supermercados y almacenes, daños a la infraestructura pública, violencia injustificada de fuerzas policiales y armadas contra manifestantes, y la angustia por la violencia anárquica descontrolada y la pérdida de la paz.

 

Muchas personas reportan estrés post-traumático y muy altos niveles de ansiedad.

Es necesario entender la diferencia entre la normalidad estadística (lo frecuente para la mayoría) y la normalidad axiológica y valórica, una vida con estándares éticos de respeto, mínimos vitales dignos, convivencia pacífica y bienestar compartido. El estallido social en Chile ha sido la diferencia entre ambas.

 

¡Quiero saber más!

 

Cada uno tiene su interpretación del futuro que se avecina, no obstante, estamos de acuerdo que serán tiempos de mucho trabajo, esfuerzo y diálogo para generar cambios estructurales que le den estabilidad y bienestar a todas las personas, y para recuperar los daños generados por la violencia, especialmente a las pymes. Eso a nivel material y de políticas públicas.

 

A nivel humano, las dificultades suelen sacarnos de nuestro centro, angustiarnos y generarnos reacciones emocionales de alta intensidad. Esas emociones nos capturan por bastante tiempo e inhiben la capacidad de pensar y tomar decisiones razonadas.

 

Ante las dificultades necesitamos salir del yo, la angustia y el posible aislamiento, para sanarnos en el vínculo y en los encuentros con otros. En estos días de dificultades necesitamos más que nunca el poder de nuestras redes de relación para vivir afecto, contención, apoyo y compañía, poder dialogar para digerir lo que ha sucedido y construir posibilidades en nuestro espacio de liderazgo e influencia. Esto es esencial para generarnos seguridad psicológica, confianza y tranquilidad.

 

La resiliencia y el despliegue de comportamientos más efectivos a nivel personal y social tiene como base el hacerlo con otros, juntos. Es en la red interpersonal donde está nuestra capacidad para afrontar grandes desafíos, donde la magnitud de las tareas, por grande y difícil que sea, se perciba y sienta como más pequeña que el enorme poder de la articulación de las fortalezas colectivas. Juntos podemos llegar donde queramos, con propósito, foco, convicción y la coordinación de nuestros talentos en una inteligencia colectiva poderosa y sostenida. Esa es nuestra fuerza colectiva ante las adversidades. 

 

Como dice Inés di Bártolo en su libro “El apego”, la seguridad psicológica tiene dos funciones: (1) ser el refugio ante las dificultades para sanar las heridas, recuperarnos y restablecer el equilibrio, (2) operar como plataforma de despliegue y empoderamiento de las capacidades para un actuar efectivo en el mundo.

 

Por lo mismo, es clave el “cómo”. Sólo cuidando, cultivando y solidificando nuestra red de relaciones seguras, confiable, positiva y con propósito podremos afrontar con efectividad las dificultades, las adversidades grandes o los desafíos transformacionales. Si no es con otros, no será.

Si ponemos los diagnósticos, los análisis causales, los “qué hacer” o “quién tuvo la culpa” por sobre la articulación de la red de relaciones, nos polarizaremos y caeremos en las etiquetas y los ataques. En estos días muchas familias han visto como la división, los prejuicios y la descalificación se tomó parte de las conversaciones familiares, reeditando viejas heridas ideológicas. El diagnóstico y el análisis son indispensables y secundarios a la articulación de las capacidades en red, entendiendo que el liderazgo para salir de las crisis es una capacidad colectiva.

 

Para construir nuevos "qué" es esencial hacerlo desde un "cómo" colectivo, que legitime a los otros, dialogante, sin ataques personales y co-construyendo. Necesitamos cuidar los "cómo" como la perla que dará origen a nuevas respuestas. Red adentro, red afuera.

 

Las dificultades grandes y los desafíos adaptativos son un tiempo privilegiado para estrechar los vínculos, acercarse a nuevas personas, “ver” a los otros, conversar con los vecinos, saludar en el ascensor, sonreír en el encuentro de miradas, dialogar respetando las opiniones diferentes, compartir un café, prestarnos ayuda. En el día a día necesitamos sentirnos parte de una comunidad. La seguridad y la pertenencia son las bases de la trascendencia y los proyectos colectivos tras grandes misiones.

 

Es esencial intensificar deliberadamente la conexión y el diálogo en mi red territorial (la familia, los compañeros de trabajo y los vecinos). Salgamos de nuestras prisiones interiores e identifiquemos la propia red cotidiana de relaciones para alimentarla y cultivarla deliberadamente. Se siente rico, da seguridad, permite vivir la vida y es una gran red de apoyo. Es sabernos una red de humanos iguales en dignidad, legitimidad de derechos y responsabilidad en el cumplimiento de normas y deberes, esa ligazón invisible que nos une, nos gusta y nos hace propiamente humanos en el encuentro y el vínculo.

 

Como escribió Rodrigo Zambrano, es necesario darle legitimidad a la dinámica relacional humana y para ello las claves son cinco:

 

  1. Comunicarnos, es decir, hablar y escuchar sin juicios, aunque los tengamos. Dejarlos un rato al lado para ver al otro tal como es, con apertura y presencia.
  2. Entendernos: buscar los puntos que nos unen, las inquietudes e intereses profundos que tenemos, explicitando con respeto los aspectos de desacuerdo y valorando la diferencia como fuente de valor y de búsqueda de nuevos caminos.
  3. Construir acuerdos: la base que sigamos avanzo y evolucionando juntos.
  4. Comportarnos coherentemente en función de los acuerdos comprometidos. Esto es clave para construir confianza en la red de relaciones.
  5. Lograr complicidad y confianza. 

 

De las adversidades salimos juntos, desde una poderosa red de vínculos, afectos, diálogos, co-construcciones y posibilidades, con un liderazgo colectivo y compartido.

 

Necesitas armar un equipo de alto desempeño?

 

 

Compartir

Deja tu comentario

Tu dirección de email no se publicará. Con * se encuentran los datos requeridos para realizar el comentario.


Vida Cámara

POST RELACIONADOS

IGNACIO FERNÁNDEZ

Vivir en relaciones confiables

Por Ignacio Fernández, Speaker, escritor y consultor Socio LEAD Institute.

Leer más
IGNACIO FERNÁNDEZ

LAS PERVERSIONES DE LA JERARQUÍA

La forma más habitual de organizarnos es la jerarquía, ya sea en la familia, las organizaciones públicas y privadas, las instituciones o casi cualquier sistema humano. Para algunos es una manera obvia e incuestionada de articularnos, pues “siempre ha sido así”. ...

Leer más
IGNACIO FERNÁNDEZ

La seguridad psicológica como base del despliegue en la vida y el trabajo

John Bowlby, psicoanalista inglés, fue quien a fines de los años 60 crea las bases de la Teoría del Apego, enfatizando la centralidad de la relación entre madre e hijo como base de la salud mental del niño.

Leer más

Estás más cerca de darle un beneficio a tus colaboradores.

Solicita información y te contactaremos a la brevedad.